domingo, 28 de septiembre de 2014

Vuelve Jovenes de Cogam

Tras el parón veraniego, el grupo de actividades de "Jóvenes de Cogam" ha vuelto a su funcionamiento normal. A muchos os sonara por primera vez el nombre de este grupo y os preguntareis que es y que función hacen.

  • ¿Que es  y que hacen "Jóvenes de Cogam"?
El grupo "jóvenes de Cogam" es un grupo creado por el Colectivo LGBT de Madrid, COGAM, su principal objetivo es construir una juventud LGBT mejor y no discriminada, para ello se hacen actividades de formacion mediante talleres dinámico y actividades lúdicas. Es completamente gratuito asistir a las actividades.

  • ¿A quien va dirigido?
En este grupo caven cabida los adolescentes de entre 16 y 39 años.

  • ¿Donde y cuando se reunen?
Se reunen todos los sábados en la sede de COGAM ( calle Puebla nº9), el horario del grupo es de 8 de la tarde a 10 de la noche.

  • Formas de Contacto

 Twitter: @Jovenes_COGAM

Pagina de Facebook: Jovenes de Cogam

 Correo electrónico: jovenes@cogam.es


Asitir a el grupo de Jóvenes Cogam da una oportunidad para poder conocer y hablar con gente que es de tu misma orientación sexual .





martes, 23 de septiembre de 2014

23-S dia de la Bisexualidad

El Área de Bisexualidad de la FELGTB, federación que agrupa a los principales colectivos de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales del Estado español, celebra por séptimo año consecutivo el 23 de Septiembre, Día de la Visibilidad Bisexual. La fecha conmemora el fallecimiento de Sigmund Freud, el primer teórico que abordó la bisexualidad como una orientación más, un tema que sigue sin resolverse casi un siglo después de su muerte.

La bisexualidad es una orientación sexual más y se define como la capacidad de sentir atracción sexual, emocional y/o romántica hacia las personas, independientemente de su género.
Sin embargo aún hoy se invisibiliza públicamente como opción cuando, como prueban las últimas salidas del armario de personajes públicos, la presunción de heterosexualidad se ve sustituida inmediatamente por la etiqueta de la homosexualidad cuando se conoce una pareja del mismo sexo.

Estas formas de bifobia tienen graves consecuencias: el año pasado una adolescente bisexual se suicidó en Asturias por el fuerte acoso escolar que sufría. Ella, como tantas otras personas, merecen el respeto y el fin de los prejuicios en los que se ven envueltas.

Desde la FELGTB se apuesta por la necesaria creación de las herramientas, estudios sobre bifobia y referentes positivos de personas se visibilicen como bisexuales y muestren el orgullo como tales. De ahí que las entidades LGTB celebren durante los próximos días actividades de visibilización en Madrid, Valencia, Alicante, Asturias, Canarias, Toledo, Castilla La Mancha entre otras comunidades. 

Así mismo el Área Bisexual de la Federación promueve en sociales una serie de fotografías para desmontar los mitos relacionados con la bisexualidad.

La coordinadora del Área de Bisexualidad, Julita García, ha criticado que “la industria del cine utilice la orientación sexual para erotizar a sus personajes creando un imaginario colectivo que no nos beneficia. No somos personas más sexuales, somos personas bisexuales, sin más. Reclamamos la visibilidad bisexual como instrumento para desmontar prejuicios”.

Boti G. Rodrigo, presidenta de la FELGTB, ha destacado que “es tremendamente injusto que se invisibilice la bisexualidad y se encasille como homosexual o heterosexual a quien tiene una identidad concreta que es la bisexualidad”

domingo, 21 de septiembre de 2014

Tres pasos para ganar seguridad en uno mismo

Lo peor que le puede pasar a uno es tener falta de seguridad en uno mismo, la falta de seguridad nos provoca inseguridad, ansiedad, tristeza e incluso nos llega a paralizar y no sabemos actuar.

Los tres pasos básicos para ganar seguridad en uno mismo son:
  • Se comprensivo contigo, intenta aceptar tus emociones y sentimientos. Explora y averigua que es lo que te pone nervioso y tenso, imaginate en esas situaciones. 
  •  Celebra tus logros, vete exponiendo poco a poco a todo aquello que no te de seguridad y te produzcan malestar psicológico. Ponte metas pequeñas y felicitate por cada avance.
  • Busca apoyos, una vez te hayas propuesto una meta, prepara la situación. Para ello puedes pedir ayuda a alguien conocido, informarte,utilizar técnicas de relajación...

domingo, 14 de septiembre de 2014

Visibilidad si, pero con los tuyos

Hace unas semanas la periodista de Telecinco, Sandra Barneda, hizo unas declaraciones en su programa "hable con ellas", debido a la salida del armario de una miss España. Al principio estas declaraciones tuvieron una gran acogida e incluso recibieron el apoyo de medios de comunicacion LGBT; pero a los pocos días todo ese apoyo se esfumo, los mismos medios que al principio apoyaban las declaraciones de Sandra Barnera, ahora le echaban en cara que en su discurso no hiciese publica su orientación sexual.

Todo este cambio de opinión se produjo debido a que varios activistas lgbt, que forman un lobby importante dentro del colectivo lgbt, no les pareció adecuadas e incluso insultantes las declaraciones de la periodista.

Por lo que he podido comprobar desde fuera, como persona neutral y sin pertenecer a ningún colectivo lgbt, es que hay algunos activistas buscan demasiado popularidad, imponen su propio criterio sin preguntar ni si quiera a los demás, se creen las voces de todo el colectivo lgbt. Para este tipo de activistas, de bandera gay en la muñeca, hay que ser visible las veinticuatro horas del día; es decir, hay que ir por la calle marcados con algo que te identifique que eres gay, como los Nazis marcaban a los judíos, homosexuales, gitanos y comunistas en los campos de concentración. 

Yo defiendo la visibilidad, de hecho soy un gay visible, pero soy visible con los mios: Pareja, amigos, familia, compañeros de clase... Para mi eso es la verdadera visibilidad, la visibilidad tiene que ser con los tuyos no con gente que ni si quiera conoces, por que a la gente que no conoces no le importa lo que de verdad seas.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Cuando 2 se quieren (Ela y Valentina)


Las primeras farolas se encienden. Una de las luces ilumina una esquina. En esa esquina, se ven 2 personas besándose apasionadamente.

Cuando nos fijamos, vemos a una persona con el pelo corto, joven, alta, morena, vestida como un rapero. También, vemos a otra con el pelo largo y medio rapado, teñido de rojo y vestida de marca. Pensamos que es la típica parejita tonta formada por un “chulito” y “una niña pija rebelde”. Al acercarnos, vemos 2 chicas: Ela y Valentina.

Al contrario que otras, que muestran su cariño abiertamente, ellas son más tranquilas. Bueno, la palabra correcta es discretas, debido a que están hartas de ojos curiosos, frases ofensivas, etc. Esa es la razón por lo que solamente disfrutan de la noche.

Su relación es como cualquiera; discusiones, celos, cariño, primeras experiencias, citas… Pero era un amor loco y secreto; nadie de su entorno podía imaginárselo.

Un día, quisieron quitarse este escudo, querían confesarlo. Primero, se lo dijeron a su pandilla. Se quedaron un poco en shock pero rápidamente lo asumieron. Pasaron de la incredulidad a la felicidad por la noticia. Luego, tras esta prueba, decidieron esperar para contárselo a sus familias. Estas ni sabían que eran lesbianas. Fue un gran paso.

La madre de Ela, divorciada, se lo tomó muy bien. Animó a su hija a ser feliz y a disfrutar de su sexualidad. Su madre le confesó que desde su divorcio se encontraba –palabras textuales- “explorando su bisexualidad”.

Por otro lado, en casa de Valentina, no hubo tanta comprensión. Comenzó una fuerte discusión, con llantos, gritos y reproches… que acabaron con Valen fuera de casa. Se vio sola, con las maletas en la puerta y sin rumbo.

Empezó a avanzar hacia uno de los puentes de la ciudad, su intención era clara: suicidarse. Envió un whatsapp a su novia, para despedirse. Ela apareció allí rápidamente, con lágrimas en los ojos. Había llegado a tiempo. Sacó de allí a su novia y se marcharon.

Ahora, ya han pasado unos años. Valen y Ela se han independizado y viven juntas. Piensan en casarse y quizá adoptar un bebé. Valen aún no sabe nada de su familia.


“La homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad”


"Sabías que la homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad que consiste en que un tarado mental sin escrúpulos experimenta placer penetrando y empujándole la caca para adentro a otro tarado mental sin escrúpulos que experimenta placer siendo humillado de esa manera. Como ves es algo vergonzoso y repugnante a parte de antiestético y antihigiénico".

Hasta hace unas horas, esto es lo que se podía encontrar en Twitter tecleando “homosexualidad” en el buscador de la red social. Una persona, si es que esa palabra, con todo lo que implica tras siglos de evolución, se puede considerar apta para denominar a tal espécimen que sin duda la ciencia debería investigar; decidió cruzar la línea de todo tipo de campos científicos y culturales de los que obviamente no tiene gran idea (la medicina, la psicología y la estética, por citar las que en este momento se me ocurren) y lanzar esas serias afirmaciones, aun llevando –como llevamos– 14 años en el siglo XXI.

En esta breve reseña al párrafo de nuestro querido “usuario anónimo” (prefiero esa denominación, ya que “persona” no sería filológicamente correcto, y he de mantener mi código profesional) no profundizaré en la medicina ni en la cultura, ni mucho menos en la estética. Me propongo hacer públicos una serie de aspectos que desde hace tiempo considero culturalmente básicos, pero que, desgraciadamente, parece que no lo son, teniendo en cuenta que aún hay gente capaz de pensar estas cosas.

Me gustaría empezar por la oración “la homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad”. La Real Academia Española define “enfermedad” como “alteración más o menos grave de la salud” y “salud” como “estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones”. Pues bien, si nos atenemos a lo que la civilización actual entiende por “enfermedad”, que sería algo así como el estado en el que el cuerpo humano queda inhabilitado para realizar alguna de sus funciones, creo que la homosexualidad, automáticamente queda fuera de la lista de patologías. Los homosexuales somos capaces de vivir nuestras vidas con total normalidad: respiramos, pensamos, comemos, andamos, hacemos deporte… Por si alguien aun se lo pregunta. No me olvido, por supuesto, de ciertas teorías que propugnan que la homosexualidad está producida por una configuración distinta del juego de cromosomas humano. Pero, ¿esto qué significa realmente? ¿significa que es una enfermedad? ¿una persona morena está enferma por tener una configuración distinta de los niveles de melanina? ¿alguna de esas dos cosas nos priva de algún tipo de actividad vital y nos lleva a otra no saludable? Piénsenlo ustedes. Tal vez el considerar la homosexualidad una enfermedad sí se pueda interpretar como algún tipo de patología del entendemiento, pero ese no es el tema, solo puedo aconsejar que consulten con sus especialistas.

Una civilización tan próspera como la griega ya conocía la homosexualidad. Y era algo completamente natural. Los hombres se unían a las mujeres para formar una familia, sin embargo, buscaban a otros hombres para el placer.

Creo, profundamente, que la cuestión de fondo en el tema de la ya mitificada “homosexualidad” es por qué aún hoy se sigue tratando como tema. No he visto en nigún debate televisivo ni en ningún temario de Ética y ciudadanía el tema “heterosexualidad”. ¿Por qué somos considerados algo fuera de lo normal que merece un punto aparte? ¿Por qué sí lo es la heterosexualidad? ¿Porque lo dice La Biblia? Dejenme aclararles que La Biblia solo es la novela más vendida de la historia. ¿Tal vez somos un punto aparte porque el modelo de familia que se implantó en el siglo XIX fue el heterosexual? Pues el modelo de pelo que se implantó el los sesenta es bastante más reciente y ya nadie se ciñe a él. ¿Eso es un delito? Porque la homosexualidad lo es en muchos países.

Tal vez, lo necesario sería un punto aparte sobre la heterosexualidad, en el que se dejara claro que no son la casta superior, sino otra opción más. Solo les gusta una cosa distinta que a los homosexuales. Eso es al fin y al cabo todo esto: una cuestión de gustos. ¿Reprimiríamos a alguien a quien no le gustaran los macarrones con tomate? ¿Lo lapidaríamos? ¿Lo sentenciaríamos a tratamiento hormonal? Hay que acabar con ese afán de “normalizar” todo. Lo “normal” se acaba cuando sales de tu propia casa y afrontas la vida afuera. Recomiendo, a propósito de este aspecto, el cortometraje Mundo al revés: HETEROFOBIA, que pueden encontrar en Youtube.

En este pequeño filme se alude también a las denominadas familias homoparentales. Y me gustaría preguntar una cosa: ¿por qué dos hombres no pueden criar a un niño? ¿Y por qué no dos mujeres? ¿Es mejor que viva su infancia y adolescencia en una residencia infantil? ¿Es mejor que dependa solo de uno de los padres que, por tener que conseguir dinero para sobrevivir, no podrá atenderlo como necesita? Pues dejenme asegurar con certeza que los niños criados en una familia homoparental son mucho más felices que los criados en una residencia infantil, sin ningún tipo de apoyo paterno.

Dice mucho, prosiguiendo con este peculiar análisis textual, del “usuario” que defina la homosexualidad como empujar caca “para adentro”, lo cual es “antihigiénico”, y ser humillado. Sin embargo, hasta donde yo sé, el conducto anal se puede considerar uno de los sitios más limpios del cuerpo. La boca, sin ir más lejos es una cavidad infinitamente más sucia, para la información de mi entendido usuario. Sobre lo de “empujar caca”, le diré, señor usuario de Twitter, que los deshechos fecales se mantienen en una cápsula en la parte superior del conducto anal, de donde no salen hasta que se produce un movimiento intestinal. Así que en muy contadas ocasiones nos dedicamos a empujar caca “para adentro”.

En cuanto a la supuesta humillación, sería un placer preguntar a este individuo por qué el sexo anal, o simplemente el sexo -no sé exactamente a qué se refiere- es una humillación. Las mujeres tienen el “punto g” o punto de estimulación sexual situado en la vagina, sin embargo, el de los hombres está situado en el ano (sí, señor, junto a la caca que empujamos “para adentro”). Como podrán deducir, después de conocer la localización del punto g masculino, los homosexuales obtenemos mucho más placer en nuestras relaciones que los hombres heterosexuales, ya que nosotros sí estimulamos nuestro punto g.

Para finalizar, me gustaría centrar la atención en la “estética”. Querido “usuario”, cuando usted encuentre alguna estética en estar con cualquier orificio del cuerpo abierto, ya sea el de un hombre o el de una mujer, ensartado en el falo de un tío, póngase en contacto conmigo y explíquemelo, porque yo aun no la he encontrado.