domingo, 7 de septiembre de 2014

“La homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad”


"Sabías que la homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad que consiste en que un tarado mental sin escrúpulos experimenta placer penetrando y empujándole la caca para adentro a otro tarado mental sin escrúpulos que experimenta placer siendo humillado de esa manera. Como ves es algo vergonzoso y repugnante a parte de antiestético y antihigiénico".

Hasta hace unas horas, esto es lo que se podía encontrar en Twitter tecleando “homosexualidad” en el buscador de la red social. Una persona, si es que esa palabra, con todo lo que implica tras siglos de evolución, se puede considerar apta para denominar a tal espécimen que sin duda la ciencia debería investigar; decidió cruzar la línea de todo tipo de campos científicos y culturales de los que obviamente no tiene gran idea (la medicina, la psicología y la estética, por citar las que en este momento se me ocurren) y lanzar esas serias afirmaciones, aun llevando –como llevamos– 14 años en el siglo XXI.

En esta breve reseña al párrafo de nuestro querido “usuario anónimo” (prefiero esa denominación, ya que “persona” no sería filológicamente correcto, y he de mantener mi código profesional) no profundizaré en la medicina ni en la cultura, ni mucho menos en la estética. Me propongo hacer públicos una serie de aspectos que desde hace tiempo considero culturalmente básicos, pero que, desgraciadamente, parece que no lo son, teniendo en cuenta que aún hay gente capaz de pensar estas cosas.

Me gustaría empezar por la oración “la homosexualidad es una sucia y cochina enfermedad”. La Real Academia Española define “enfermedad” como “alteración más o menos grave de la salud” y “salud” como “estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones”. Pues bien, si nos atenemos a lo que la civilización actual entiende por “enfermedad”, que sería algo así como el estado en el que el cuerpo humano queda inhabilitado para realizar alguna de sus funciones, creo que la homosexualidad, automáticamente queda fuera de la lista de patologías. Los homosexuales somos capaces de vivir nuestras vidas con total normalidad: respiramos, pensamos, comemos, andamos, hacemos deporte… Por si alguien aun se lo pregunta. No me olvido, por supuesto, de ciertas teorías que propugnan que la homosexualidad está producida por una configuración distinta del juego de cromosomas humano. Pero, ¿esto qué significa realmente? ¿significa que es una enfermedad? ¿una persona morena está enferma por tener una configuración distinta de los niveles de melanina? ¿alguna de esas dos cosas nos priva de algún tipo de actividad vital y nos lleva a otra no saludable? Piénsenlo ustedes. Tal vez el considerar la homosexualidad una enfermedad sí se pueda interpretar como algún tipo de patología del entendemiento, pero ese no es el tema, solo puedo aconsejar que consulten con sus especialistas.

Una civilización tan próspera como la griega ya conocía la homosexualidad. Y era algo completamente natural. Los hombres se unían a las mujeres para formar una familia, sin embargo, buscaban a otros hombres para el placer.

Creo, profundamente, que la cuestión de fondo en el tema de la ya mitificada “homosexualidad” es por qué aún hoy se sigue tratando como tema. No he visto en nigún debate televisivo ni en ningún temario de Ética y ciudadanía el tema “heterosexualidad”. ¿Por qué somos considerados algo fuera de lo normal que merece un punto aparte? ¿Por qué sí lo es la heterosexualidad? ¿Porque lo dice La Biblia? Dejenme aclararles que La Biblia solo es la novela más vendida de la historia. ¿Tal vez somos un punto aparte porque el modelo de familia que se implantó en el siglo XIX fue el heterosexual? Pues el modelo de pelo que se implantó el los sesenta es bastante más reciente y ya nadie se ciñe a él. ¿Eso es un delito? Porque la homosexualidad lo es en muchos países.

Tal vez, lo necesario sería un punto aparte sobre la heterosexualidad, en el que se dejara claro que no son la casta superior, sino otra opción más. Solo les gusta una cosa distinta que a los homosexuales. Eso es al fin y al cabo todo esto: una cuestión de gustos. ¿Reprimiríamos a alguien a quien no le gustaran los macarrones con tomate? ¿Lo lapidaríamos? ¿Lo sentenciaríamos a tratamiento hormonal? Hay que acabar con ese afán de “normalizar” todo. Lo “normal” se acaba cuando sales de tu propia casa y afrontas la vida afuera. Recomiendo, a propósito de este aspecto, el cortometraje Mundo al revés: HETEROFOBIA, que pueden encontrar en Youtube.

En este pequeño filme se alude también a las denominadas familias homoparentales. Y me gustaría preguntar una cosa: ¿por qué dos hombres no pueden criar a un niño? ¿Y por qué no dos mujeres? ¿Es mejor que viva su infancia y adolescencia en una residencia infantil? ¿Es mejor que dependa solo de uno de los padres que, por tener que conseguir dinero para sobrevivir, no podrá atenderlo como necesita? Pues dejenme asegurar con certeza que los niños criados en una familia homoparental son mucho más felices que los criados en una residencia infantil, sin ningún tipo de apoyo paterno.

Dice mucho, prosiguiendo con este peculiar análisis textual, del “usuario” que defina la homosexualidad como empujar caca “para adentro”, lo cual es “antihigiénico”, y ser humillado. Sin embargo, hasta donde yo sé, el conducto anal se puede considerar uno de los sitios más limpios del cuerpo. La boca, sin ir más lejos es una cavidad infinitamente más sucia, para la información de mi entendido usuario. Sobre lo de “empujar caca”, le diré, señor usuario de Twitter, que los deshechos fecales se mantienen en una cápsula en la parte superior del conducto anal, de donde no salen hasta que se produce un movimiento intestinal. Así que en muy contadas ocasiones nos dedicamos a empujar caca “para adentro”.

En cuanto a la supuesta humillación, sería un placer preguntar a este individuo por qué el sexo anal, o simplemente el sexo -no sé exactamente a qué se refiere- es una humillación. Las mujeres tienen el “punto g” o punto de estimulación sexual situado en la vagina, sin embargo, el de los hombres está situado en el ano (sí, señor, junto a la caca que empujamos “para adentro”). Como podrán deducir, después de conocer la localización del punto g masculino, los homosexuales obtenemos mucho más placer en nuestras relaciones que los hombres heterosexuales, ya que nosotros sí estimulamos nuestro punto g.

Para finalizar, me gustaría centrar la atención en la “estética”. Querido “usuario”, cuando usted encuentre alguna estética en estar con cualquier orificio del cuerpo abierto, ya sea el de un hombre o el de una mujer, ensartado en el falo de un tío, póngase en contacto conmigo y explíquemelo, porque yo aun no la he encontrado.
                                                                                      


                                                                                               

6 comentarios:

  1. Comenzaré por definir el concepto de -normal- según la Real Academia de la Lengua Española: adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.

    Nuestro cuerpo, de manera natural, se encuentra adaptado para las relaciones sexuales heterosexuales únicamente, es decir, la vagina se encuentra perfectamente adaptada en cuanto a forma, tamaño y disposición anatómica para servir como receptáculo del pene, además el epitelio de la vagina se encuentra adaptado para la fricción; en cambio el recto y esfinter anal, en definitiva no lo están, por ello los hombres homosexuales que obviamente mantienen relaciones sexuales anales tienen problemas médicos muy importante como son: hemorragias frecuentes, hemorroides, desgarro del esfinter anal, fisuras anales e incluso prolapso rectal (salida del recto hacia el exterior). Con respecto a las mujeres homosexuales, se encuentra que la inmensa mayoría utilizan aparatos con forma fálica, es decir, son prótesis para suplir una estructura con la que no cuentan, lo que resulta completamente artificial. Todo esto sin contar que las relaciones sexuales tienen como fin principal la preservación de la especie, además de ser el vínculo que fomenta la unión no solo física sino familiar y emocional de ambos individuos.

    En distintos estudios sobre conducta sexual humana, se observa que lo que atrae a los individuos hacia el sexo opuesto, son precísamente las diferencias anatómicas, es decir, al hombre le atraen aquellas diferencias que encuentra con su propio cuerpo como podría ser una figura más fina, cintura pequeña, caderas amplias, mamas prominentes, etc. La mujer prefiere espalda amplia, manos y brazos fuertes, cuello grueso y piernas musculosas e incluso muchas prefieren la presencia de abundante vello corporal, etc. Así mismo, son de aprecio las personalidades congruentes con el sexo, como es el que la mujer prefiera hombres varoniles y los hombres prefieran una mujer delicada y femenina. En resúmen... las preferencias anatómicas y psicológicas se dan por naturaleza con un principio de complementariedad entre los individuos y no existe esa complementariedad en los sujetos homosexuales

    ResponderEliminar
  2. Los gays son sucios, porque les gusta la mierda y las bacterias del intestino grueso, por lo que disfrutan empujando caca con el pene en el culo hediondo de otro hombre. Que clase de higiene podría quitar la inmundicia de la mierda por completo, y se supone que los gays aman los intestinos gruesos con las fecas que hay en esa zona.

    Y a parte quedan con el culo dilatado y herido con semen, y mierda, vengan después a decir que se trata de limpieza e higiene. Primero caguen en el baño, huelan su mierda y tengan sexo con el culo sucio y digan que se trata de diversidad intelectual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gente como tú hace que el mundo sea un lugar peor para todos, lo único que da asco aquí es tu forma de pensar

      Eliminar
    2. Claro, seguro mi forma de pensar huele peor que la mierda en el culo de otro hombre después de haber cagado y luego haber sido penetrado, dilatado y llenado de semen con diversidad de germenes.

      Eliminar
  3. Antipoliticamentecorrecto13 de noviembre de 2016, 7:13

    Cada quien tiene derecho a vivir dignamente pero los homosexuales quieren ser reconocidos como héroes por pregonar sus intereses los cuales no son gusto de todo mundo,donde esta la tolerancia que pregona la izquierda marxista actual????......

    ResponderEliminar
  4. Eso lo vi yo en yahoo respuestas (no en twitter) y lo pone la gente solo para llamar la atención.

    ResponderEliminar