domingo, 7 de septiembre de 2014

Cuando 2 se quieren (Ela y Valentina)


Las primeras farolas se encienden. Una de las luces ilumina una esquina. En esa esquina, se ven 2 personas besándose apasionadamente.

Cuando nos fijamos, vemos a una persona con el pelo corto, joven, alta, morena, vestida como un rapero. También, vemos a otra con el pelo largo y medio rapado, teñido de rojo y vestida de marca. Pensamos que es la típica parejita tonta formada por un “chulito” y “una niña pija rebelde”. Al acercarnos, vemos 2 chicas: Ela y Valentina.

Al contrario que otras, que muestran su cariño abiertamente, ellas son más tranquilas. Bueno, la palabra correcta es discretas, debido a que están hartas de ojos curiosos, frases ofensivas, etc. Esa es la razón por lo que solamente disfrutan de la noche.

Su relación es como cualquiera; discusiones, celos, cariño, primeras experiencias, citas… Pero era un amor loco y secreto; nadie de su entorno podía imaginárselo.

Un día, quisieron quitarse este escudo, querían confesarlo. Primero, se lo dijeron a su pandilla. Se quedaron un poco en shock pero rápidamente lo asumieron. Pasaron de la incredulidad a la felicidad por la noticia. Luego, tras esta prueba, decidieron esperar para contárselo a sus familias. Estas ni sabían que eran lesbianas. Fue un gran paso.

La madre de Ela, divorciada, se lo tomó muy bien. Animó a su hija a ser feliz y a disfrutar de su sexualidad. Su madre le confesó que desde su divorcio se encontraba –palabras textuales- “explorando su bisexualidad”.

Por otro lado, en casa de Valentina, no hubo tanta comprensión. Comenzó una fuerte discusión, con llantos, gritos y reproches… que acabaron con Valen fuera de casa. Se vio sola, con las maletas en la puerta y sin rumbo.

Empezó a avanzar hacia uno de los puentes de la ciudad, su intención era clara: suicidarse. Envió un whatsapp a su novia, para despedirse. Ela apareció allí rápidamente, con lágrimas en los ojos. Había llegado a tiempo. Sacó de allí a su novia y se marcharon.

Ahora, ya han pasado unos años. Valen y Ela se han independizado y viven juntas. Piensan en casarse y quizá adoptar un bebé. Valen aún no sabe nada de su familia.


1 comentario:

  1. Hola a cualquiera que quiera leer esto. Simplemente, quería agradecer tu tiempo en leer o ojear este cuento. Soy la persona que lo ha escrito y estoy a disposición de quejas y sugerencias. Me encanta ver como lo que escribo puede ayudar/llegar/arreglar un mal día... Tengo la afición de escribir y escribo lo que me viene en mente sobre cosas no reales basadas en la realidad. Tengo que agradecer por decimonovena vez a esta página el trato que me ha dado. Muchísimas gracias

    ResponderEliminar