lunes, 2 de mayo de 2016

La importancia de los abrazos

Uno abraza a otros como abraza la vida.
Uno abraza la vida como se abraza a si mismo.

Para saber abrazar solo nos hace falta tener un alma cargada de amor y un cuerpo que fundir con el otro. Sin embargo, para que un abrazo transmita todo lo que queremos, debemos empezar por ensayar con nosotros mismos.

Las preguntas que surgen ahora son las siguientes: ¿Te has abrazado alguna vez?. ¿Te has dado calor?. ¿Has aliviado tus tristezas?. Trabajar los autoabrazos es indispensable para estar nutridos y mantenernos unidos.
 
Digamos que, a través de un abrazo intimo, sincero y propio nos reafirmamos y nos vinculamos con nosotros mismos, alejándonos de las coraza y acercándonos a la autenticidad en la que se basa el amor incondicional.

Si te abrazas, te quieres. Si te quieres, te reconoces. Y, si te reconoces, te construyes. Porque recogernos entre los abrazos libera nuestras emociones y nos permite acercarnos a lo bueno de la vida.

Hay tantos abrazos como personas, situaciones y relaciones, según el mensaje que quieran transmitir. Así podemos encontrarnos con diferentes tipos de abrazos:
 
- Los abrazos de oso: Consiste en que una persona abarca a la otra y la aprieta amorosamente contra su cuerpo. Este tipo de abrazos transmiten verdaderos mensajes de apoyo y de cariño.
 
 
- Los abrazos de A: Este es el abrazo más formal, pero no por ello transmite menos. Consiste en abrazar al otro y apoyar levemente la barbilla sobre el hombre correspondiente. 
 
 
- Los abrazos impetuosos: Se caracterizan por el impulso de amarrar al otro y mostrarle afecto, lo que los hace ideales para expresar cariño y buenos deseos.
 
 
- Los abrazos de corazón: Son aquellos que entregan el cuerpo con total plenitud, de tal manera que los brazos rodean la espalda y los hombros de la pareja. Es uno de los brazos mas entregados que existen.
 
 
 - Los brazos de costado: Este tipo es ideal a la hora de dar un paseo o mantener la espalda en permanente unión. Refleja la necesidad y las ganas de estar unidos.
 
 
 - Los abrazos por la espalda: Este tipo de abrazos son los más entrañables y románticos. Uno de los miembros se acercan por la espalda y funde sus cuerpos. Solo hace falta recordar escenas tan famosas como la de Titanic para darnos cuenta de la pasión que desprenden.
 
 
- Los abrazos de grupo: Es uno de los tipos que más unión y apoyo incondicional simboliza, reconfortando muchísimo a sus miembros.
 
Los beneficios de los abrazos

Todos estos abrazos son sanadores, pues contribuyen a nuestro bienestar psicológico y nuestro desarrollo emocional. Así con este simple gesto obtenemos cientos de sensaciones irreemplazables que traspasan la barrera de lo descriptible.

 Gracias a los abrazos validamos nuestro derecho a existir, de experimentar, de ser como somos, de necesitar, de tocar, de ser sano y feliz, de crear, de intimar, de ser libre y de amar.

 Resulta complicado enumerar todos los beneficios que nos aporta un abrazo, pues hay tantos beneficios como abrazos. Así, de una forma general, podemos comentar algunas de las ventajas de los abrazos positivos:
  • Disminuye el estrés
  • Ofrecen seguridad y protección
  • Ayudan a nuestra autoestima
  • Transmiten energía y fortaleza
  • Mejoran las relaciones interpersonales
  • Promueven la sensación de tranquilidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario