miércoles, 1 de junio de 2016

Libre soy

Era la primera vez que hacia esto, aunque desde hace bastante tiempo me moría de ganas por realizarlo. Por fin me arme de valor para llevarlo acabo. Elegí acudir a ultima hora de la tarde, ya que solía haber menos gente que por la mañana. A primera hora del día no me hubiese atrevido a hacerlo, tenia miedo a encontrarme a alguien conocido, en esa situación si que no se como hubiese reaccionado.

Tras una larga caminata, al fin llegue a mi ansiado destino. Un cartel gigante de madera me daba la bienvenida "bienvenido a la playa nudista de Vera".Antes de entrar y dar el primer paso a la playa, me quite toda la ropa y la guarde en una pequeña mochila que llevaba colgada en mi espalda. Ahora me encontraba completamente desnudo, tal y como me trajo Dios al mundo.

Cada paso que daba por el camino de tierra hacia la playa, era una mezcla de extrañas emociones y sensaciones. Al final estaba en la orilla de la playa, frente al mar contemplando completamente desnudo la puesta de sol y en el fondo a los delfines dar saltos sobre el Mediterráneo.
 
Sentía como el agua bañaba mis pies con cada latido de las olas, notaba la brisa marina recorriendo todos los poros de mi blanca piel. Nunca me había sentido tan bien, tan relajado conmigo mismo. Ya me daba igual la gente que se encontraba a mi alrededor, incluso si fueran conocidos. El desprenderme de toda mi ropa hizo como si todos mis miedos se fueran con ellos, me sentía vivo, me sentía libre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario