jueves, 8 de diciembre de 2016

Ser LGTB en el mundo islamico

La llegada del Islam en el año 622 ocasiono la prohibición total de la practica de las relaciones homosexuales, respetadas antes en la península arábiga. Aunque el corán, libro sagrado de los musulmanes, condena las relaciones homosexuales, durante años la homosexualidad ha ejercido un papel importante en la sociedad árabe.

Durante los primeros siglos del Islam cabe destacar la importancia de la literatura islámica homoerotica. En las obras, ya sea poesía o narrativa, los autores hablan de manera natural de las relaciones sexuales que mantenían con personas de su mismo sexo, generalmente con jóvenes.
Mientras que en la literatura hay bastante representación de la homosexualidad, en el arte islámico existen muy pocas representaciones homoeroticas debido a que el islam más ortodoxo desaprueba las representación de las personas.

En la actualidad la homosexualidad esta penada y castigada en todos los países islámicos. En siete de estos países esta incluso castigada con la pena de muerte el ser lgtb (Irán, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Sudan, Somalía, Nigeria y Mauritania).
Según estudios llevados acabo por las ONG de derechos humanos, desde 1979 más de 5.000 personas han sido ejecutadas por ser homosexuales en Irán.

La homosexualidad es un tema tabú en la sociedad árabe y esta considerada como una perversión de occidente.
 
A pesar de estar prohibido, las relaciones sexuales homosexuales se siguen practicando, eso si, en absoluto secreto y con una clara distinción en el rol ejercido durante el acto sexual (activo o pasivo).
En general el homosexual "activo" es aceptado y considerado viril, en cambio el "pasivo" es considerado femenino y débil. Todos insultos y expresiones que hablan de la homosexualidad se refieren al pasivo, considerado un enfermo o un error de la naturaleza. Por otra parte, el afeminado, es tolerado porque no representa una amenaza a la virilidad de los hombres.
Con lo cual la homosexualidad solo se expresa en la intimidad, excluyendo así cualquier visibilidad social.

Ahora vamos hablar un poco de como se vive la homosexualidad en Marruecos, nuestro país vecino. A pesar de que son solo 14 kilómetros lo que separan la Península Ibérica de Marruecos y de que está solo a un paso de Ceuta y Melilla, y bastante cerca de Canarias. Nuestro país vecino dista mucho de todos los logros que ha conseguido el colectivo LGTB en nuestro país.

En Marruecos a pesar de que esta aun penada la homosexualidad con penas de entre 3 meses a 6 años con la cárcel, en los últimos años esta floreciendo una comunidad gay importante especialmente en las grandes ciudades como Tanger, Casablanca o Rabat.

Los jóvenes lgtb atraídos por los pensamientos de libertad y tolerancia que les llegan desde Europa, empiezan poco a poco a ser visibles y vivir su sexualidad.

En marzo de 2002 la revista marroquí "L´Independaint" público por primera vez un reportaje en la portada titulado "los gays marroquíes salen del armario".

Pero aun sigue habiendo agresiones y detenciones en Marruecos simplemente por el hecho de ser lgtb.
 
Lo que queda por tanto, es luchar, luchar porque nuestros derechos sean reconocidos en todos los países, porque la sociedad entienda que amar y ser amado no puede de ninguna manera ser un delito, todo ello con un poco de esperanza, que es lo último que se pierde, y que nos da las fuerzas para no cesar en el intento. La igualdad plena en cuanto a la orientación sexual en todo el mundo es un derecho y de ninguna manera nos tenemos que resignar a pensar que es solo un sueño. Es una realidad que algún día tendrá que cumplirse para que esta gente no tenga que ocultarse, sufrir o tener que ponerse una careta por obligación.

1 comentario:

  1. Por no hablar del autodenominado Estado Islámico, que los lanzan desde azoteas y, si siguen vivos, los apedrean hasta la muerte. No entiendo por qué esto lo consideran dañino a la sociedad y una perversión. Ya no es que piense, es que el fanatismo religioso es lo que más daña a una sociedad. Imponen sus creencias y si no las sigues, te pueden apalear, apedrear o incluso matarte. Y esto pasa tanto en el Islam como en el Cristianismo. No se quedan atrás. Amar a alguien del mismo sexo es tan bonito e inofensivo como a alguien del sexo opuesto, pero ese fanatismo religioso les ciega. Espero que esa sociedad progrese y de aquí a unas décadas, al menos, todos esos países donde hay condenas de muerte, abolan esas leyes y hagan un mundo más gay-friendly.

    ResponderEliminar