jueves, 9 de febrero de 2017

Frente a la plumofobia: Orgulloso de tener pluma

El otro día leyendo un medio de comunicación lgtb alucine y me enfade con el titular del que trataba un articulo "la mayoría de los gays sin pluma tienen plumofobia".

La plumofobia puede definirse como el miedo y el rechazo hacia los hombres que tienen pluma y que son afeminados, ya sean homosexuales o heterosexuales. La plumofobia no es más que otra forma más de discriminación.

Es muy común encontrarse, sobre todo en App Gays, perfiles que en cuya descripción ponen no soportar la gente con pluma y que salga por el ambiente, dando así entender que la pluma se da exclusivamente en el ambiente. Esta afirmación no es correcta ya que muchos heterosexuales tienen pluma. ¿Acaso Mario Vaquerizo no tiene pluma?.

Tenemos un concepto muy equivocado de lo que es la masculinidad, concepto que nos viene impuesto desde el heteropatriarcado, un hombre debe ser dominante, fuerte, no llorar y no mostrar sus emociones. En el momento en que un hombre se sale de estos cánones erróneos de la masculinidad la sociedad enseguida le cataloga como "afeminado".
 
¿Y que hay de malo en tener pluma?. No pasa absolutamente nada por tener pluma, no vas a ser más o menos hombre por tenerla o dejarla de tener. Lo único que vas a ser tu mismo. La pluma no es más que una forma de visibilidad y de esencia propia.

La plumofobia no es más que un machismo disfrazado porque no hace más que denigrar todo lo femenino.

Para ser justos, tengo que reconocer que yo al principio cuando estaba empezando a salir del armario era un poco plumofobico, incluso me negaba a mi mismo el tener pluma, intentaba corregir mi forma de hablar y expresarme ante los demás. Todo esto se debía a la homofobia interiorizada que sufría por aquel momento, porque si, la plumofobia es homofobia interiorizada.

Afortunadamente he conseguido cambiar esa forma de pensar con el tiempo, y eso solo lo he conseguido abriendo la mente y eliminando los prejuicios y las inseguridades. También aceptándome tal y como soy, siendo yo mismo y no lo que la gente erróneamente espera de mi. Ahora no me avergüenzo para nada de la pluma, de hecho yo mismo tengo pluma y estoy orgulloso de ella.
En definitiva uno tiene que ser feliz tal y como es, da igual lo que te digan los demás, lo importante es ser tu mismo, así que ya sabes ¡saca la pluma de tu armario!.

2 comentarios:

  1. No entiendo por qué la gente ve la pluma como algo malo. Es lo que dices tú, eso le da una esencia propia a la persona, una identidad. Se creen los hombres más "machorros" que por tener pluma, ya son unas locazas del coño y tal. Si ya de por sí tienen que soportar ese rechazo por parte de los heteros, no me quiero imaginar dentro del colectivo. Yo, en mi caso, siempre me he visto con pluma, aunque muchos dicen que no lo aparento. En fin, ¡viva la pluma!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me llamo Laura, soy lesbiana y tengo plumofobia.

    Y mira que soy una bollera camionera pero no sé qué me pasa con la pluma. Quiero cambiar eso ya que hago flaco favor a "mis camaradas" si un miembro de la comunidad tiene fobia de ellos.

    Pero bueno, quería decirlo publicamente. (El primer paso es reconocer el error no?)

    Saludos!

    P.D.: Existe algo parecido a la pluma para lesbianas?

    ResponderEliminar